ve.blackmilkmag.com
Nuevas recetas

Hombre con soporte vital después de atragantarse en una fiesta de Nochevieja

Hombre con soporte vital después de atragantarse en una fiesta de Nochevieja


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Una celebración de Nochevieja dio un giro para peor

Los médicos encontraron un trozo de carne alojado profundamente en el pecho del hombre.

Vispera de Año Nuevo Las celebraciones se interrumpieron en una fiesta navideña en Omaha, Nebraska cuando Brian O'Neill fue trasladado de urgencia a Nebraska Medicine después de ahogarse con un trozo de carne minutos antes de la medianoche.

Después de intentos fallidos de desalojar el trozo de carne mediante la maniobra de Heimlich, un médico en la celebración anual de Año Nuevo de O'Neill realizó una traqueotomía de emergencia con un cuchillo. KETV informó.

La traqueotomía de emergencia no agravó su condición, dijeron los médicos a la familia.

O'Neill está actualmente en soporte vital. Su cuñado, Paul Miller, dijo que es "un gran padre de familia con dos hijos gemelos".

Cientos de amigos y familiares se reunieron el lunes por la noche para orar por O'Neill durante un servicio del rosario en una iglesia local.

"Nunca debes irte de casa sin decirles a todos que los amas", dijo Mike O'Neill, el hermano de Brian, a KETV, "porque nunca se sabe cuándo sucederá algo como esto y si esa será la última vez que hablarás con ellos". . Necesitamos sus oraciones ".


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas de puertas infladas, estupres alcohólicos y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Catorce horas antes que el Reino Unido, esta colección de atolones del Pacífico se extiende a ambos lados de la línea de fecha internacional y es el primer país en ingresar al nuevo año. Como tal, incluso los asistentes a la fiesta más empedernidos habrán terminado la noche cuando el Big Ben suene las 12. En ese momento en Kiribati, ya serán las dos de la tarde y presumiblemente las festividades habrán cesado para la mayoría.

Cuernos de cartón y plástico a la venta para Año Nuevo en Manila, Filipinas. Fotografía: Cheryl Ravelo / Reuters

Apenas 11 horas por delante de Gran Bretaña, Australia alberga algunas de las primeras grandes celebraciones. Hasta 1,5 millones de habitantes de Sydney estarán afuera, con hielo en la mano, para ver la pirotecnia cerca de la ópera de su ciudad. Y aunque los australianos no se desvían de la fórmula de los fuegos artificiales y el cabreo, la víspera de Año Nuevo es esencialmente un festival de verano, ya que los conciertos masivos al aire libre coinciden con carreras de yates, barbacoas y carnavales deportivos.

Una vez que los australianos se calman, hay un poco de calma. Los filipinos, ocho horas por delante de Gran Bretaña, a menudo arrojan dinero al aire para dar buena suerte cuando llega la medianoche, pero la mayor parte del este de Asia ahorrará energía para las celebraciones del año nuevo lunar en febrero.

A las 4:30 GMT, las tropas estadounidenses en Afganistán mantendrán ondeando la bandera de NYE con una "caída de bola" que imita las famosas celebraciones de Times Square de Nueva York. Pero en el resto de Asia central y el Medio Oriente, muchos estarán esperando el festival Nowruz de marzo, una versión local de NYE que coincide con el equinoccio de primavera.

La fiesta solo se reanuda una vez que llegamos a Europa. Alemania (una hora más adelante) es el epicentro improbable de una tradición paneuropea de la Nochevieja: la proyección de Dinner For One, un cortometraje en inglés en blanco y negro sobre la fiesta de cumpleaños número 90 de un británico de clase alta. Prácticamente desconocida en el Reino Unido, la parodia es el programa que se repite con más frecuencia y forma parte integral de la programación televisiva de NYE en Alemania, Austria, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, los españoles estarán ocupados bebiendo uvas, una por cada golpe de la medianoche. Cada uva representa una resolución de Año Nuevo si no bebes, el deseo no se hará realidad. Este tradicional peligro de asfixia aparentemente existe desde 1909, cuando los viticultores de Alicante necesitaban deshacerse de una cosecha abundante. Hoy en día, los supermercados venden paquetes de uvas peladas y sin semillas para que los juerguistas puedan consumirlas mucho más rápido.

Una hora más tarde, es nuestro turno de desear haber pasado al menos parte del último año aprendiendo el resto de las palabras para Auld Lang Syne. Pero lo que es más interesante, también es medianoche en Islandia, donde un número asombroso de personas habrá estado viendo algo llamado Áramótaskaupið (la comedia de Año Nuevo). Una revisión satírica de los últimos 12 meses del país, el programa a menudo atrae a más del 90% de la audiencia televisiva de Islandia.

Celebraciones de Año Nuevo en la playa Urca de Río de Janeiro, Brasil. Fotografía: BrazilPhotos.com/Alamy

Al otro lado del Atlántico, tres, cuatro, cinco horas después, muchos en el sur de América también pasarán los primeros momentos de 2011 ahogándose con las uvas. Hay algunas variaciones regionales: en Chile, en cambio, comen cucharadas de lentejas. Los colombianos y peruanos, por su parte, han empezado a quemar efigies que representan los peores aspectos del año anterior.

En todo el continente, los juerguistas usan ropa interior amarilla si quieren ser felices en el año nuevo rojo si buscan el amor. En Brasil, los lugareños visten de blanco y arrojan flores al mar en Cuba, tiran agua por las ventanas.

Seis mil millas de distancia, y siete horas después, Niue y Samoa Americana son los últimos países en ingresar al nuevo año. En Kiribati, donde comenzamos nuestro viaje, ya son las 2 de la madrugada del 2 de enero.


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas de puertas infladas, estupres alcohólicos y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Catorce horas antes que el Reino Unido, esta colección de atolones del Pacífico se extiende a ambos lados de la línea de cambio de fecha internacional y es el primer país en ingresar al nuevo año. Como tal, incluso los asistentes a la fiesta más empedernidos habrán terminado la noche cuando el Big Ben suene las 12. En ese momento en Kiribati, ya serán las dos de la tarde y presumiblemente las festividades habrán cesado para la mayoría.

Cuernos de cartón y plástico a la venta para Año Nuevo en Manila, Filipinas. Fotografía: Cheryl Ravelo / Reuters

Apenas 11 horas por delante de Gran Bretaña, Australia alberga algunas de las primeras grandes celebraciones. Hasta 1,5 millones de habitantes de Sydney estarán afuera, con las heladas en la mano, para ver la pirotecnia cerca de la ópera de su ciudad. Y aunque los australianos no se desvían de la fórmula de los fuegos artificiales y el cabreo, la víspera de Año Nuevo es esencialmente un festival de verano, ya que los conciertos masivos al aire libre coinciden con carreras de yates, barbacoas y carnavales deportivos.

Una vez que los australianos se calman, hay un poco de calma. Los filipinos, ocho horas por delante de Gran Bretaña, a menudo arrojan dinero al aire para dar buena suerte cuando llega la medianoche, pero la mayor parte del este de Asia ahorrará energía para las celebraciones del año nuevo lunar en febrero.

A las +4: 30 GMT, las tropas estadounidenses en Afganistán mantendrán ondeando la bandera de NYE con una "caída de bola" que imita las famosas celebraciones de Times Square de Nueva York. Pero en el resto de Asia central y el Medio Oriente, muchos estarán esperando el festival Nowruz de marzo, una versión local de NYE que coincide con el equinoccio de primavera.

La fiesta solo se reanuda una vez que llegamos a Europa. Alemania (una hora más adelante) es el epicentro improbable de una tradición paneuropea de la Nochevieja: la proyección de Dinner For One, un cortometraje en inglés en blanco y negro sobre la fiesta de cumpleaños número 90 de un británico de clase alta. Prácticamente desconocida en el Reino Unido, la parodia es el programa que se repite con más frecuencia y forma parte integral de la programación televisiva de NYE en Alemania, Austria, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, los españoles estarán ocupados bebiendo uvas, una por cada golpe de medianoche. Cada uva representa una resolución de Año Nuevo si no bebes, el deseo no se hará realidad. Este tradicional peligro de asfixia aparentemente existe desde 1909, cuando los viticultores de Alicante necesitaban deshacerse de una cosecha abundante. Hoy en día, los supermercados venden paquetes de uvas peladas y sin semillas para que los juerguistas puedan consumirlas mucho más rápido.

Una hora más tarde, es nuestro turno de desear haber pasado al menos parte del último año aprendiendo el resto de las palabras para Auld Lang Syne. Pero lo que es más interesante, también es medianoche en Islandia, donde un número asombroso de personas habrá estado viendo algo llamado Áramótaskaupið (la comedia de Año Nuevo). Una revisión satírica de los últimos 12 meses del país, el programa a menudo atrae a más del 90% de la audiencia televisiva de Islandia.

Celebraciones de Año Nuevo en la playa Urca de Río de Janeiro, Brasil. Fotografía: BrazilPhotos.com/Alamy

Al otro lado del Atlántico, tres, cuatro, cinco horas después, muchos en el sur de América también pasarán los primeros momentos de 2011 ahogándose con las uvas. Hay algunas variaciones regionales: en Chile, en cambio, comen cucharadas de lentejas. Los colombianos y peruanos, por su parte, han empezado a quemar efigies que representan los peores aspectos del año anterior.

En todo el continente, los juerguistas usan ropa interior amarilla si quieren ser felices en el año nuevo rojo si buscan el amor. En Brasil, los lugareños visten de blanco y arrojan flores al mar en Cuba, tiran agua por las ventanas.

Seis mil millas de distancia, y siete horas después, Niue y Samoa Americana son los últimos países en ingresar al nuevo año. En Kiribati, donde comenzamos nuestro viaje, ya son las 2 de la madrugada del 2 de enero.


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas infladas en la puerta, estupor alcohólico y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Catorce horas antes que el Reino Unido, esta colección de atolones del Pacífico se extiende a ambos lados de la línea de cambio de fecha internacional y es el primer país en ingresar al nuevo año. Como tal, incluso los asistentes a la fiesta más empedernidos habrán terminado la noche cuando el Big Ben suene a las 12. En ese momento en Kiribati, ya serán las dos de la tarde y presumiblemente las festividades habrán cesado para la mayoría.

Cuernos de cartón y plástico a la venta para Año Nuevo en Manila, Filipinas. Fotografía: Cheryl Ravelo / Reuters

Apenas 11 horas por delante de Gran Bretaña, Australia alberga algunas de las primeras grandes celebraciones. Hasta 1,5 millones de habitantes de Sydney estarán afuera, con hielo en la mano, para ver la pirotecnia cerca de la ópera de su ciudad. Y aunque los australianos no se desvían de la fórmula de los fuegos artificiales y el cabreo, la víspera de Año Nuevo es esencialmente un festival de verano, ya que los conciertos masivos al aire libre coinciden con carreras de yates, barbacoas y carnavales deportivos.

Una vez que los australianos se calman, hay un poco de calma. Los filipinos, ocho horas por delante de Gran Bretaña, a menudo arrojan dinero al aire para dar buena suerte cuando llega la medianoche, pero la mayor parte del este de Asia ahorrará energía para las celebraciones del año nuevo lunar en febrero.

A las +4: 30 GMT, las tropas estadounidenses en Afganistán mantendrán ondeando la bandera de NYE con una "caída de bola" que imita las famosas celebraciones de Times Square de Nueva York. Pero en el resto de Asia central y el Medio Oriente, muchos estarán esperando el festival Nowruz de marzo, una versión local de NYE que coincide con el equinoccio de primavera.

La fiesta solo se reanuda una vez que llegamos a Europa. Alemania (una hora antes) es el epicentro improbable de una tradición paneuropea de la Nochevieja: la proyección de Dinner For One, un cortometraje en inglés en blanco y negro sobre la fiesta del 90 cumpleaños de un británico de clase alta. Prácticamente inaudito en el Reino Unido, la parodia es el programa que se repite con más frecuencia y forma parte integral de la programación televisiva de NYE en Alemania, Austria, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, los españoles estarán ocupados bebiendo uvas, una por cada golpe de la medianoche. Cada uva representa una resolución de Año Nuevo si no bebes, el deseo no se hará realidad. Este tradicional peligro de asfixia aparentemente existe desde 1909, cuando los viticultores de Alicante necesitaban deshacerse de una cosecha abundante. Hoy en día, los supermercados venden paquetes de uvas peladas y sin semillas para que los juerguistas puedan consumirlas mucho más rápido.

Una hora más tarde, es nuestro turno de desear haber pasado al menos parte del último año aprendiendo el resto de las palabras para Auld Lang Syne. Pero lo que es más interesante, también es medianoche en Islandia, donde un número asombroso de personas habrá estado viendo algo llamado Áramótaskaupið (la comedia de Año Nuevo). Una revisión satírica de los últimos 12 meses del país, el programa a menudo atrae a más del 90% de la audiencia televisiva de Islandia.

Celebraciones de Año Nuevo en la playa Urca de Río de Janeiro, Brasil. Fotografía: BrazilPhotos.com/Alamy

Al otro lado del Atlántico, tres, cuatro, cinco horas después, muchos en el sur de América también pasarán los primeros momentos de 2011 ahogándose con las uvas. Hay algunas variaciones regionales: en Chile, en cambio, comen cucharadas de lentejas. Los colombianos y peruanos, por su parte, han empezado a quemar efigies que representan los peores aspectos del año anterior.

En todo el continente, los juerguistas usan ropa interior amarilla si quieren la felicidad en el año nuevo rojo si buscan el amor. En Brasil, los lugareños visten de blanco y arrojan flores al mar en Cuba, tiran agua por las ventanas.

Seis mil millas de distancia, y siete horas después, Niue y Samoa Americana son los últimos países en ingresar al nuevo año. En Kiribati, donde comenzamos nuestro viaje, ya son las 2 de la madrugada del 2 de enero.


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas infladas en la puerta, estupor alcohólico y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Catorce horas antes que el Reino Unido, esta colección de atolones del Pacífico se extiende a ambos lados de la línea de cambio de fecha internacional y es el primer país en ingresar al nuevo año. Como tal, incluso los asistentes a la fiesta más empedernidos habrán terminado la noche cuando el Big Ben suene las 12. En ese momento en Kiribati, ya serán las dos de la tarde y presumiblemente las festividades habrán cesado para la mayoría.

Cuernos de cartón y plástico a la venta para Año Nuevo en Manila, Filipinas. Fotografía: Cheryl Ravelo / Reuters

Apenas 11 horas por delante de Gran Bretaña, Australia alberga algunas de las primeras grandes celebraciones. Hasta 1,5 millones de habitantes de Sydney estarán afuera, con hielo en la mano, para ver la pirotecnia cerca de la ópera de su ciudad. Y aunque los australianos no se desvían de la fórmula de los fuegos artificiales y el cabreo, la víspera de Año Nuevo es esencialmente un festival de verano, ya que los conciertos masivos al aire libre coinciden con carreras de yates, barbacoas y carnavales deportivos.

Una vez que los australianos se calman, hay un poco de calma. Los filipinos, ocho horas por delante de Gran Bretaña, a menudo arrojan dinero al aire para dar buena suerte cuando llega la medianoche, pero la mayor parte del este de Asia ahorrará energía para las celebraciones del año nuevo lunar en febrero.

A las 4:30 GMT, las tropas estadounidenses en Afganistán mantendrán ondeando la bandera de NYE con una "caída de bola" que imita las famosas celebraciones de Times Square de Nueva York. Pero en el resto de Asia central y el Medio Oriente, muchos estarán esperando el festival Nowruz de marzo, una versión local de NYE que coincide con el equinoccio de primavera.

La fiesta solo se reanuda una vez que llegamos a Europa. Alemania (una hora más adelante) es el epicentro improbable de una tradición paneuropea de la Nochevieja: la proyección de Dinner For One, un cortometraje en inglés en blanco y negro sobre la fiesta de cumpleaños número 90 de un británico de clase alta. Prácticamente desconocida en el Reino Unido, la parodia es el programa que se repite con más frecuencia y forma parte integral de la programación televisiva de NYE en Alemania, Austria, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, los españoles estarán ocupados bebiendo uvas, una por cada golpe de la medianoche. Cada uva representa una resolución de Año Nuevo si no bebes, el deseo no se hará realidad. Este tradicional peligro de asfixia aparentemente existe desde 1909, cuando los viticultores de Alicante necesitaban deshacerse de una cosecha abundante. Hoy en día, los supermercados venden paquetes de uvas peladas y sin semillas para que los juerguistas puedan consumirlas mucho más rápido.

Una hora más tarde, es nuestro turno de desear haber pasado al menos parte del último año aprendiendo el resto de las palabras para Auld Lang Syne. Pero lo que es más interesante, también es medianoche en Islandia, donde un número asombroso de personas habrá estado viendo algo llamado Áramótaskaupið (la comedia de Año Nuevo). Una revisión satírica de los últimos 12 meses del país, el programa a menudo atrae a más del 90% de la audiencia televisiva de Islandia.

Celebraciones de Año Nuevo en la playa Urca de Río de Janeiro, Brasil. Fotografía: BrazilPhotos.com/Alamy

Al otro lado del Atlántico, tres, cuatro, cinco horas después, muchos en el sur de América también pasarán los primeros momentos de 2011 ahogándose con las uvas. Hay algunas variaciones regionales: en Chile, en cambio, comen cucharadas de lentejas. Los colombianos y peruanos, por su parte, han empezado a quemar efigies que representan los peores aspectos del año anterior.

En todo el continente, los juerguistas usan ropa interior amarilla si quieren ser felices en el año nuevo rojo si buscan el amor. En Brasil, los lugareños visten de blanco y arrojan flores al mar en Cuba, tiran agua por las ventanas.

Seis mil millas de distancia, y siete horas después, Niue y Samoa Americana son los últimos países en ingresar al nuevo año. En Kiribati, donde comenzamos nuestro viaje, ya son las 2 de la madrugada del 2 de enero.


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas infladas en la puerta, estupor alcohólico y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Catorce horas antes que el Reino Unido, esta colección de atolones del Pacífico se extiende a ambos lados de la línea de cambio de fecha internacional y es el primer país en ingresar al nuevo año. Como tal, incluso los asistentes a la fiesta más empedernidos habrán terminado la noche cuando el Big Ben suene a las 12. En ese momento en Kiribati, ya serán las dos de la tarde y presumiblemente las festividades habrán cesado para la mayoría.

Cuernos de cartón y plástico a la venta para Año Nuevo en Manila, Filipinas. Fotografía: Cheryl Ravelo / Reuters

Apenas 11 horas por delante de Gran Bretaña, Australia alberga algunas de las primeras grandes celebraciones. Hasta 1,5 millones de habitantes de Sydney estarán afuera, con las heladas en la mano, para ver la pirotecnia cerca de la ópera de su ciudad. Y aunque los australianos no se desvían de la fórmula de los fuegos artificiales y el cabreo, la víspera de Año Nuevo es esencialmente un festival de verano, ya que los conciertos masivos al aire libre coinciden con carreras de yates, barbacoas y carnavales deportivos.

Una vez que los australianos se calman, hay un poco de calma. Los filipinos, ocho horas por delante de Gran Bretaña, a menudo arrojan dinero al aire para dar buena suerte cuando llega la medianoche, pero la mayor parte del este de Asia ahorrará energía para las celebraciones del año nuevo lunar en febrero.

A las 4:30 GMT, las tropas estadounidenses en Afganistán mantendrán ondeando la bandera de NYE con una "caída de bola" que imita las famosas celebraciones de Times Square de Nueva York. Pero en el resto de Asia central y el Medio Oriente, muchos estarán esperando el festival Nowruz de marzo, una versión local de NYE que coincide con el equinoccio de primavera.

La fiesta solo se reanuda una vez que llegamos a Europa. Alemania (una hora antes) es el epicentro improbable de una tradición paneuropea de la Nochevieja: la proyección de Dinner For One, un cortometraje en inglés en blanco y negro sobre la fiesta del 90 cumpleaños de un británico de clase alta. Prácticamente desconocida en el Reino Unido, la parodia es el programa que se repite con más frecuencia y forma parte integral de la programación televisiva de NYE en Alemania, Austria, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, los españoles estarán ocupados bebiendo uvas, una por cada golpe de la medianoche. Cada uva representa una resolución de Año Nuevo si no bebes, el deseo no se hará realidad. Este tradicional peligro de asfixia aparentemente existe desde 1909, cuando los viticultores de Alicante necesitaban deshacerse de una cosecha abundante. Hoy en día, los supermercados venden paquetes de uvas peladas y sin semillas para que los juerguistas puedan consumirlas mucho más rápido.

Una hora más tarde, es nuestro turno de desear haber pasado al menos parte del último año aprendiendo el resto de las palabras para Auld Lang Syne. Pero lo que es más interesante, también es medianoche en Islandia, donde un número asombroso de personas habrá estado viendo algo llamado Áramótaskaupið (la comedia de Año Nuevo). Una revisión satírica de los últimos 12 meses del país, el programa a menudo atrae a más del 90% de la audiencia televisiva de Islandia.

Celebraciones de Año Nuevo en la playa Urca de Río de Janeiro, Brasil. Fotografía: BrazilPhotos.com/Alamy

Al otro lado del Atlántico, tres, cuatro, cinco horas después, muchos en el sur de América también pasarán los primeros momentos de 2011 ahogándose con las uvas. Hay algunas variaciones regionales: en Chile, en cambio, comen cucharadas de lentejas. Los colombianos y peruanos, por su parte, han empezado a quemar efigies que representan los peores aspectos del año anterior.

En todo el continente, los juerguistas usan ropa interior amarilla si quieren la felicidad en el año nuevo rojo si buscan el amor. En Brasil, los lugareños visten de blanco y arrojan flores al mar en Cuba, tiran agua por las ventanas.

Seis mil millas de distancia, y siete horas después, Niue y Samoa Americana son los últimos países en ingresar al nuevo año. En Kiribati, donde comenzamos nuestro viaje, ya son las 2 de la madrugada del 2 de enero.


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas infladas en la puerta, estupor alcohólico y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Catorce horas antes que el Reino Unido, esta colección de atolones del Pacífico se extiende a ambos lados de la línea de cambio de fecha internacional y es el primer país en ingresar al nuevo año. Como tal, incluso los asistentes a la fiesta más empedernidos habrán terminado la noche cuando el Big Ben suene las 12. En ese momento en Kiribati, ya serán las dos de la tarde y presumiblemente las festividades habrán cesado para la mayoría.

Cuernos de cartón y plástico a la venta para Año Nuevo en Manila, Filipinas. Fotografía: Cheryl Ravelo / Reuters

Apenas 11 horas por delante de Gran Bretaña, Australia alberga algunas de las primeras grandes celebraciones. Hasta 1,5 millones de habitantes de Sydney estarán afuera, con hielo en la mano, para ver la pirotecnia cerca de la ópera de su ciudad. Y aunque los australianos no se desvían de la fórmula de los fuegos artificiales y el cabreo, la víspera de Año Nuevo es esencialmente un festival de verano, ya que los conciertos masivos al aire libre coinciden con carreras de yates, barbacoas y carnavales deportivos.

Una vez que los australianos se calman, hay un poco de calma. Los filipinos, ocho horas por delante de Gran Bretaña, a menudo arrojan dinero al aire para dar buena suerte cuando llega la medianoche, pero la mayor parte del este de Asia ahorrará energía para las celebraciones del año nuevo lunar en febrero.

A las 4:30 GMT, las tropas estadounidenses en Afganistán mantendrán ondeando la bandera de NYE con una "caída de bola" que imita las famosas celebraciones de Times Square de Nueva York. Pero en el resto de Asia central y el Medio Oriente, muchos estarán esperando el festival Nowruz de marzo, una versión local de NYE que coincide con el equinoccio de primavera.

La fiesta solo se reanuda una vez que llegamos a Europa. Alemania (una hora más adelante) es el epicentro improbable de una tradición paneuropea de la Nochevieja: la proyección de Dinner For One, un cortometraje en inglés en blanco y negro sobre la fiesta de cumpleaños número 90 de un británico de clase alta. Prácticamente desconocida en el Reino Unido, la parodia es el programa que se repite con más frecuencia y forma parte integral de la programación televisiva de NYE en Alemania, Austria, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, los españoles estarán ocupados bebiendo uvas, una por cada golpe de medianoche. Cada uva representa una resolución de Año Nuevo si no bebes, el deseo no se hará realidad. Este tradicional peligro de asfixia aparentemente existe desde 1909, cuando los viticultores de Alicante necesitaban deshacerse de una cosecha abundante. Hoy en día, los supermercados venden paquetes de uvas peladas y sin semillas para que los juerguistas puedan consumirlas mucho más rápido.

Una hora más tarde, es nuestro turno de desear haber pasado al menos parte del último año aprendiendo el resto de las palabras para Auld Lang Syne. Pero lo que es más interesante, también es medianoche en Islandia, donde un número asombroso de personas habrá estado viendo algo llamado Áramótaskaupið (la comedia de Año Nuevo). Una revisión satírica de los últimos 12 meses del país, el programa a menudo atrae a más del 90% de la audiencia televisiva de Islandia.

Celebraciones de Año Nuevo en la playa Urca de Río de Janeiro, Brasil. Fotografía: BrazilPhotos.com/Alamy

Al otro lado del Atlántico, tres, cuatro, cinco horas después, muchos en el sur de América también pasarán los primeros momentos de 2011 ahogándose con las uvas. Hay algunas variaciones regionales: en Chile, en cambio, comen cucharadas de lentejas. Los colombianos y peruanos, por su parte, han empezado a quemar efigies que representan los peores aspectos del año anterior.

En todo el continente, los juerguistas usan ropa interior amarilla si quieren la felicidad en el año nuevo rojo si buscan el amor. En Brasil, los lugareños visten de blanco y arrojan flores al mar en Cuba, tiran agua por las ventanas.

Seis mil millas de distancia, y siete horas después, Niue y Samoa Americana son los últimos países en ingresar al nuevo año. En Kiribati, donde comenzamos nuestro viaje, ya son las 2 de la madrugada del 2 de enero.


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas infladas en la puerta, estupor alcohólico y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Catorce horas antes que el Reino Unido, esta colección de atolones del Pacífico se extiende a ambos lados de la línea de cambio de fecha internacional y es el primer país en ingresar al nuevo año. Como tal, incluso los asistentes a la fiesta más empedernidos habrán terminado la noche cuando el Big Ben suene las 12. En ese momento en Kiribati, ya serán las dos de la tarde y presumiblemente las festividades habrán cesado para la mayoría.

Cuernos de cartón y plástico a la venta para Año Nuevo en Manila, Filipinas. Fotografía: Cheryl Ravelo / Reuters

Apenas 11 horas por delante de Gran Bretaña, Australia alberga algunas de las primeras grandes celebraciones. Hasta 1,5 millones de habitantes de Sydney estarán afuera, con hielo en la mano, para ver la pirotecnia cerca de la ópera de su ciudad. Y aunque los australianos no se desvían de la fórmula de los fuegos artificiales y el cabreo, la víspera de Año Nuevo es esencialmente un festival de verano, ya que los conciertos masivos al aire libre coinciden con carreras de yates, barbacoas y carnavales deportivos.

Una vez que los australianos se calman, hay un poco de calma. Los filipinos, ocho horas por delante de Gran Bretaña, a menudo arrojan dinero al aire para dar buena suerte cuando llega la medianoche, pero la mayor parte del este de Asia ahorrará energía para las celebraciones del año nuevo lunar en febrero.

A las +4: 30 GMT, las tropas estadounidenses en Afganistán mantendrán ondeando la bandera de NYE con una "caída de bola" que imita las famosas celebraciones de Times Square de Nueva York. Pero en el resto de Asia central y el Medio Oriente, muchos estarán esperando el festival Nowruz de marzo, una versión local de NYE que coincide con el equinoccio de primavera.

La fiesta solo se reanuda una vez que llegamos a Europa. Alemania (una hora más adelante) es el epicentro improbable de una tradición paneuropea de la Nochevieja: la proyección de Dinner For One, un cortometraje en inglés en blanco y negro sobre la fiesta de cumpleaños número 90 de un británico de clase alta. Prácticamente desconocida en el Reino Unido, la parodia es el programa que se repite con más frecuencia y forma parte integral de la programación televisiva de NYE en Alemania, Austria, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, los españoles estarán ocupados bebiendo uvas, una por cada golpe de la medianoche. Cada uva representa una resolución de Año Nuevo si no bebes, el deseo no se hará realidad. Este tradicional peligro de asfixia aparentemente existe desde 1909, cuando los viticultores de Alicante necesitaban deshacerse de una cosecha abundante. Hoy en día, los supermercados venden paquetes de uvas peladas y sin semillas para que los juerguistas puedan consumirlas mucho más rápido.

Una hora más tarde, es nuestro turno de desear haber pasado al menos parte del último año aprendiendo el resto de las palabras para Auld Lang Syne. Pero lo que es más interesante, también es medianoche en Islandia, donde un número asombroso de personas habrá estado viendo algo llamado Áramótaskaupið (la comedia de Año Nuevo). Una revisión satírica de los últimos 12 meses del país, el programa a menudo atrae a más del 90% de la audiencia televisiva de Islandia.

Celebraciones de Año Nuevo en la playa Urca de Río de Janeiro, Brasil. Fotografía: BrazilPhotos.com/Alamy

Al otro lado del Atlántico, tres, cuatro, cinco horas después, muchos en el sur de América también pasarán los primeros momentos de 2011 ahogándose con las uvas. Hay algunas variaciones regionales: en Chile, en cambio, comen cucharadas de lentejas. Los colombianos y peruanos, por su parte, han empezado a quemar efigies que representan los peores aspectos del año anterior.

En todo el continente, los juerguistas usan ropa interior amarilla si quieren la felicidad en el año nuevo rojo si buscan el amor. En Brasil, los lugareños visten de blanco y arrojan flores al mar en Cuba, tiran agua por las ventanas.

Seis mil millas de distancia, y siete horas después, Niue y Samoa Americana son los últimos países en ingresar al nuevo año. En Kiribati, donde comenzamos nuestro viaje, ya son las 2 de la madrugada del 2 de enero.


Nochevieja y Nochevieja # x27: una fiesta para el mundo

Cargas infladas en la puerta, estupor alcohólico y tomarse de la mano como Tony, Liz y Cherie en 1999: Gran Bretaña está impregnada de las tradiciones de la víspera de Año Nuevo. Pero, ¿cómo lo juegan otros países? ¿Ellos también se besarán a medianoche? . . ¿O se desmayó en un sofá a las 10 pm?

En Kiribati, da la casualidad de que probablemente harán lo último. Fourteen hours ahead of the UK, this collection of Pacific atolls straddles the international date line – and is the first country to enter the new year. As such, even the most hardened partygoers will have called it a night by the time Big Ben chimes 12. At that stage in Kiribati, it'll already be two in the afternoon and the festivities will presumably have ceased for the majority.

Cardboard and plastic horns on sale for New Year in Manila, the Philippines. Photograph: Cheryl Ravelo/Reuters

A mere 11 hours ahead of Britain, Australia hosts some of the first big celebrations. Up to 1.5 million Sydneysiders will be outside, frosties in hand, to watch the pyrotechnics near their city's opera house. And while the Aussies don't deviate from the fireworks-and-piss-up formula, New Year's Eve there is essentially a midsummer festival, as massive outdoor concerts coincide with yacht races, barbecues and sporting carnivals.

Once the Aussies pipe down, there's a bit of a lull. Filipinos, eight hours ahead of Britain, often throw money in the air for good luck when midnight strikes – but most of east Asia will be saving their energy for the lunar new year celebrations in February.

At GMT +4:30, US troops in Afghanistan will keep the NYE flag flying with a "ball-drop" that mimics New York's famous Times Square celebrations. But throughout the rest of central Asia and the Middle East, many will be holding out for March's Nowruz festival – a local version of NYE that coincides with the spring equinox.

The party only really gets going again once we reach Europe. Germany (one hour ahead) is the unlikely epicentre for a pan-European NYE tradition: the screening of Dinner For One, a black-and-white English-language short about the 90th birthday party of an upper-class Brit. Virtually unheard of in the UK, the skit is the most frequently repeated programme ever, and forms an integral part of the NYE television schedule in Germany, Austria, Norway, Finland, Denmark and Sweden.

Meanwhile, on the other side of Europe, Spaniards will be busy guzzling grapes – one for every stroke of midnight. Every grape stands for a New Year's resolution if you don't guzzle, the wish won't come true. This traditional choking hazard has apparently been going since 1909, when grape-growers in Alicante needed to get rid of a bumper harvest. Today, supermarkets sell packs of peeled, de-seeded grapes so revellers can get them down that much faster.

An hour later, it's our turn to wish we had spent at least some of the last year learning the rest of the words to Auld Lang Syne. But more interestingly, it's also midnight in Iceland – where a staggering number of people will have just been watching something called Áramótaskaupið (the New Year's comedy). A satirical review of the country's last 12 months, the show often attracts more than 90% of Iceland's television audience.

New Year celebrations at Urca beach in Rio de Janeiro, Brazil. Photograph: BrazilPhotos.com/Alamy

Across the Atlantic – three, four, five hours later – many in the southern Americas will also spend the first moments of 2011 choking on grapes. There are some regional variations: in Chile, they eat spoonfuls of lentils instead. Colombians and Peruvians, meanwhile, have taken to burning effigies that represent the worst aspects of the previous year.

Across the continent, revellers wear yellow underwear if they want happiness in the new year red if they're after love. In Brazil, locals wear white and throw flowers into the sea in Cuba, they throw water out of windows.

Six thousand miles away, and seven hours on, Niue and American Samoa are the last countries to enter the new year. In Kiribati, where we started our journey, it is already 2am on 2 January.


New Year's Eve: a party for the world

I nflated door charges, alcoholic stupors, and holding hands like Tony, Liz and Cherie in 1999: Britain is steeped in New Year's Eve traditions. But how do other countries play it? Will they, too, be snogging at midnight . . . or passed out on a sofa by 10pm?

In Kiribati, as it happens, they will probably be doing the latter. Fourteen hours ahead of the UK, this collection of Pacific atolls straddles the international date line – and is the first country to enter the new year. As such, even the most hardened partygoers will have called it a night by the time Big Ben chimes 12. At that stage in Kiribati, it'll already be two in the afternoon and the festivities will presumably have ceased for the majority.

Cardboard and plastic horns on sale for New Year in Manila, the Philippines. Photograph: Cheryl Ravelo/Reuters

A mere 11 hours ahead of Britain, Australia hosts some of the first big celebrations. Up to 1.5 million Sydneysiders will be outside, frosties in hand, to watch the pyrotechnics near their city's opera house. And while the Aussies don't deviate from the fireworks-and-piss-up formula, New Year's Eve there is essentially a midsummer festival, as massive outdoor concerts coincide with yacht races, barbecues and sporting carnivals.

Once the Aussies pipe down, there's a bit of a lull. Filipinos, eight hours ahead of Britain, often throw money in the air for good luck when midnight strikes – but most of east Asia will be saving their energy for the lunar new year celebrations in February.

At GMT +4:30, US troops in Afghanistan will keep the NYE flag flying with a "ball-drop" that mimics New York's famous Times Square celebrations. But throughout the rest of central Asia and the Middle East, many will be holding out for March's Nowruz festival – a local version of NYE that coincides with the spring equinox.

The party only really gets going again once we reach Europe. Germany (one hour ahead) is the unlikely epicentre for a pan-European NYE tradition: the screening of Dinner For One, a black-and-white English-language short about the 90th birthday party of an upper-class Brit. Virtually unheard of in the UK, the skit is the most frequently repeated programme ever, and forms an integral part of the NYE television schedule in Germany, Austria, Norway, Finland, Denmark and Sweden.

Meanwhile, on the other side of Europe, Spaniards will be busy guzzling grapes – one for every stroke of midnight. Every grape stands for a New Year's resolution if you don't guzzle, the wish won't come true. This traditional choking hazard has apparently been going since 1909, when grape-growers in Alicante needed to get rid of a bumper harvest. Today, supermarkets sell packs of peeled, de-seeded grapes so revellers can get them down that much faster.

An hour later, it's our turn to wish we had spent at least some of the last year learning the rest of the words to Auld Lang Syne. But more interestingly, it's also midnight in Iceland – where a staggering number of people will have just been watching something called Áramótaskaupið (the New Year's comedy). A satirical review of the country's last 12 months, the show often attracts more than 90% of Iceland's television audience.

New Year celebrations at Urca beach in Rio de Janeiro, Brazil. Photograph: BrazilPhotos.com/Alamy

Across the Atlantic – three, four, five hours later – many in the southern Americas will also spend the first moments of 2011 choking on grapes. There are some regional variations: in Chile, they eat spoonfuls of lentils instead. Colombians and Peruvians, meanwhile, have taken to burning effigies that represent the worst aspects of the previous year.

Across the continent, revellers wear yellow underwear if they want happiness in the new year red if they're after love. In Brazil, locals wear white and throw flowers into the sea in Cuba, they throw water out of windows.

Six thousand miles away, and seven hours on, Niue and American Samoa are the last countries to enter the new year. In Kiribati, where we started our journey, it is already 2am on 2 January.


New Year's Eve: a party for the world

I nflated door charges, alcoholic stupors, and holding hands like Tony, Liz and Cherie in 1999: Britain is steeped in New Year's Eve traditions. But how do other countries play it? Will they, too, be snogging at midnight . . . or passed out on a sofa by 10pm?

In Kiribati, as it happens, they will probably be doing the latter. Fourteen hours ahead of the UK, this collection of Pacific atolls straddles the international date line – and is the first country to enter the new year. As such, even the most hardened partygoers will have called it a night by the time Big Ben chimes 12. At that stage in Kiribati, it'll already be two in the afternoon and the festivities will presumably have ceased for the majority.

Cardboard and plastic horns on sale for New Year in Manila, the Philippines. Photograph: Cheryl Ravelo/Reuters

A mere 11 hours ahead of Britain, Australia hosts some of the first big celebrations. Up to 1.5 million Sydneysiders will be outside, frosties in hand, to watch the pyrotechnics near their city's opera house. And while the Aussies don't deviate from the fireworks-and-piss-up formula, New Year's Eve there is essentially a midsummer festival, as massive outdoor concerts coincide with yacht races, barbecues and sporting carnivals.

Once the Aussies pipe down, there's a bit of a lull. Filipinos, eight hours ahead of Britain, often throw money in the air for good luck when midnight strikes – but most of east Asia will be saving their energy for the lunar new year celebrations in February.

At GMT +4:30, US troops in Afghanistan will keep the NYE flag flying with a "ball-drop" that mimics New York's famous Times Square celebrations. But throughout the rest of central Asia and the Middle East, many will be holding out for March's Nowruz festival – a local version of NYE that coincides with the spring equinox.

The party only really gets going again once we reach Europe. Germany (one hour ahead) is the unlikely epicentre for a pan-European NYE tradition: the screening of Dinner For One, a black-and-white English-language short about the 90th birthday party of an upper-class Brit. Virtually unheard of in the UK, the skit is the most frequently repeated programme ever, and forms an integral part of the NYE television schedule in Germany, Austria, Norway, Finland, Denmark and Sweden.

Meanwhile, on the other side of Europe, Spaniards will be busy guzzling grapes – one for every stroke of midnight. Every grape stands for a New Year's resolution if you don't guzzle, the wish won't come true. This traditional choking hazard has apparently been going since 1909, when grape-growers in Alicante needed to get rid of a bumper harvest. Today, supermarkets sell packs of peeled, de-seeded grapes so revellers can get them down that much faster.

An hour later, it's our turn to wish we had spent at least some of the last year learning the rest of the words to Auld Lang Syne. But more interestingly, it's also midnight in Iceland – where a staggering number of people will have just been watching something called Áramótaskaupið (the New Year's comedy). A satirical review of the country's last 12 months, the show often attracts more than 90% of Iceland's television audience.

New Year celebrations at Urca beach in Rio de Janeiro, Brazil. Photograph: BrazilPhotos.com/Alamy

Across the Atlantic – three, four, five hours later – many in the southern Americas will also spend the first moments of 2011 choking on grapes. There are some regional variations: in Chile, they eat spoonfuls of lentils instead. Colombians and Peruvians, meanwhile, have taken to burning effigies that represent the worst aspects of the previous year.

Across the continent, revellers wear yellow underwear if they want happiness in the new year red if they're after love. In Brazil, locals wear white and throw flowers into the sea in Cuba, they throw water out of windows.

Six thousand miles away, and seven hours on, Niue and American Samoa are the last countries to enter the new year. In Kiribati, where we started our journey, it is already 2am on 2 January.


Ver el vídeo: 1 Que Hacer Situación de Emergencia


Comentarios:

  1. Erland

    Pido disculpas, pero, en mi opinión, comete un error. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.

  2. Tilden

    En todo caso.

  3. Sule

    Creo que no tienes razón. Discutiremos. Escribe en PM, hablaremos.

  4. Vudozahn

    Gran opción

  5. Vudogrel

    Considero que comete un error. Lo sugiero que debatir. Escríbeme en PM.

  6. Spencer

    Estoy listo para ayudarte, pregúntame. Juntos podemos llegar a una respuesta correcta.

  7. Orford

    Gracias por su ayuda con este problema.



Escribe un mensaje